La robótica ofrece muchas oportunidades para mejorar la seguridad y la eficiencia de las operaciones mineras, sobre todo en la explotación de  yacimientos subterráneos. Las aplicaciones de los robots en actividades mineras no se limita a la tierra, ni tampoco a las profundidades del fondo marino. Próximamente también se extenderán al espacio.

Los robots se pueden emplear a una amplia diversidad de sectores industriales y de servicios. La minería no es una excepción. De hecho, la robótica es una de las tecnologías que más impacto tienen a la hora de transformar la minería, según los expertos. En la actualidad, la aplicación de robótica en la actividad minera todavía está muy limitada. Sin embargo, presenta un gran potencial, debido a que proporciona ventajas en cuanto a aumento de la  seguridad y de la eficiencia de las operaciones mineras.
Los robots pueden contribuir a reducir la probabilidad de accidentes en las minas, ya sean a cielo abierto (de superficie) o bajo tierra. De las  estadísticas de accidentes en actividades mineras se desprende que los principales riesgos para los mineros se producen en áreas poco accesibles de las minas donde resultan complicadas las tareas de mantenimiento y donde es difícil realizar una vigilancia continua y sistemática.
Los sistemas robóticos pueden desarrollar gran variedad de operaciones, desde rescatar mineros atrapados hasta recoger muestras. La mayoría de los robots actualmente en uso en la industria minera suelen desempeñar tareas simples y repetitivas, como cargar y descargar maquinaria, o recoger y  colocar materiales.
En general, las operaciones en las explotaciones mineras tanto de superficie como subterráneas se realizan con trabajadores humanos que manejan maquinaria móvil y potente. Si se aumentara la automatización del equipamiento minero, se podría reducir la exposición de seres humanos a ambientes inhóspitos con ruidos, polvo, gas y agua, donde además existen máquinas en movimiento y el techo de las galerías se puede desplomar.

REDUCIR RIESGOS
¿Dónde puede resultar más necesario? Principalmente en tareas como colocar explosivos, adentrarse en galerías subterráneas para estabilizar el techo u operar en zonas donde es imposible que un ser humano trabaje o incluso sobreviva. Entre los sistemas robóticos comercialmente disponibles figuran
camiones de carga y descarga, que pueden estar teledirigidos a distancia o bien estar automatizados. Otros dispositivos robóticos son capaces de  perforar y apuntalar los techos de las minas. Incluso se utilizan vehículos no tripulados en áreas subterráneas inundadas de grava y arena donde los mineros humanos no pueden acceder.
Los recursos minerales del planeta están sobreexplotados. De ahí que la atención de la industria minera se esté explotando otras posibilidades. Es el caso de los fondos oceánicos, que representan dos terceras partes de la superficie terrestres y cuyos yacimientos minerales están intactos. En el  campo de la minería del fondo marino, la robótica es una tecnología clave. Sin embargo, los retos técnicos que deben superar no son nada fáciles.  Generalmente, los robots mineros son muy grandes y pesados, y suele ser frecuente que patinen y se hundan durante las operaciones. Un robot
para minería submarina debe ser capaz de adaptarse al fondo del océano en condiciones muy adversas y a la vez debe evitar destruir el medioambiente marino.

 

Para leer el reportaje completo, On Off 295