Desarrollado por la activa e innovadora empresa española DigiBit se posiciona como una versión más compacta y asequible del afamado Servidor de música de altas prestaciones aria del que el mini hereda buen número de sus genes.
El aria mini ha sido diseñado pensando en aquellos usuarios con presupuestos más ajustados pero que aprecian originales diseños que combinen bien con la decoración del hogar moderno. De este modo, parte de un recinto principal, está hecho en aluminio extrusionado de gran grosor al que le acompañan una tapa y un original brazo en el que encajar la tablet iPad, así como de una base. Por otra parte decir que su suministro de energía principal lo toma de un transformador externo de 12 V y 2 Amperios, si bien internamente también cuenta con un pequeño sistema de conversión de energía de tipo conmutada –digital– que no requiere de ventilador lo que permite que podamos mantener siempre al aria encendido y listo para reproducir música.

La gestión de ficheros es total. Si bien el aria mini no cuenta con ningún tipo de mecánica de lectura de discos, con lo que si que cuenta es con un puerto USB a través del cual conectar una unidad de CD o de DVD externa. El ripeado –o codificación y copiado de datos desde el lector al disco duro interno o externo que utilicemos– es automático, tremendamente rápido y se puede decir que exento de errores.

Ahora bien, el punto fuerte definitivo lo encontramos en las enormes posibilidades que este equipo brinda a la hora de clasificar los discos que ripeemos, y es que de lo que no hay duda es que si el leitmotiv de un Servidor es gestionar varios miles de CD o lo que es lo mismo 10, 20, 30 ó 50.000 canciones… la capacidad de indexación de que haga gala es esencial para proporcionar al usuario las herramientas necesarias que le permitan consultar de manera efectiva sus álbumes. En este sentido el aria mini da la posibilidad de etiquetar cada uno de los archivos de audio ripeados con hasta 18 campos totalmente personalizables.